CRIADERO DE LA ISABELINA

Criadero de la Mariposa Isabelina

Una de las atracciones únicas de InsectPark, que no es posible contemplar en otro sitio, es el “Centro de Cría de la Mariposa Isabelina”. Esta espectacular mariposa, endemismo nuestro único en el mundo y emblema de los ingenieros de montes españoles, fue descubierta en los pinares de Peguerinos (zona muy próxima al lugar) y podrá contemplarse en vivo durante todo el año en sus distintas fases de huevo, larva, crisálida y mariposa adulta.

A esta especie protegida dedicamos un apartado específico en el que explicamos su biología y singularidades, presentando así a la que se considera “la mariposa nocturna más bella de Europa”.

UNA MARIPOSA PARA UNA REINA

“Al augusto nombre de Su Majestad la Reina Doña Isabel II de España, dedico esta magnífica Saturnia…”

La isabelina (Actias isabelae), conocida también como Graellsia isabelae en honor a su descubridor, es una mariposa nocturna de gran belleza que vive en los pinares sanos de Pino silvestre y Pino laricio.

Fue descubierta en Pinares Llanos un paraje muy cercano al Monte Abantos y actualmente mantiene colonias saludables en la Sierra de Guadarrama y otros sierras españolas donde ha sido localizada posteriormente.

Aquí podéis ver en vivo su ciclo biológico completo, desde los huevos a la mariposa adulta, o las orugas comiendo pino, en el “Centro de Cría de la Isabelina”, siendo esta mariposa la que da origen al logotipo de “InsectPark”.

CARACTERÍSTICAS:

Los adultos miden unos 9 cm de envergadura alar, siendo por tanto una de las mariposas mayores de Europa. Su cuerpo es grueso cubierto de pelos marrones-rojizos. Las alas son de color verde azulado, venadas de ocre rojizo y con bandas negro parduscas, con un llamativo ocelo central azul y amarillo en cada una de ellas, siendo las posteriores alargadas en forma de colas, más largas en los machos que en las hembras.

Los machos se distinguen también por sus antenas plumosas para detectar las feromonas de atracción sexual emitidas por las hembras, incluso en una concentración en el aire bajísima. Las hembras, en cambio, tienen antenas pectinadas.

Las orugas se alimentan de acículas de pino desde finales de la primavera a mediados del verano. Luego, construyen un capullo que permanece enterrado entre el musgo y acículas secas al pie de los pinos, y de la crisálida guardada de su interior emerge la mariposa adulta a principios de la primavera.

Actualmente la especie está protegida por diversos convenios internacionales, estatales y autonómicos, pero su verdadero peligro de supervivencia lo constituyen los plaguicidas y tratamientos químicos con difluorobenceno en los pinares, que afectan de igual manera indiscriminada a la “procesionaria” que a ésta u otra especie forestal, así como la iluminación de urbanizaciones, carreteras y obras públicas cercanas a los bosques, a cuyas farolas acuden de noche los adultos fuertemente atraídos por la luz artificial donde acaban muriendo, o siendo comidos por los pájaros a la mañana siguiente.